ChristianaCare

Rehabilitación cardíaca

La participación en un programa de rehabilitación cardíaca puede reducir el riesgo de muerte en un 50 por ciento en los años posteriores a un ataque cardíaco.

La rehabilitación cardíaca ayuda a aumentar la fuerza, la flexibilidad y la resistencia después de un ataque cardíaco, angioplastia coronaria transluminal percutánea (percutaneous transluminal coronary angioplasty, PTCA) o colocación de una endoprótesis vascular coronaria, derivación aortocoronaria, reparación/reemplazo de válvula cardíaca, angina de pecho estable y trasplante de corazón o corazón y pulmón. El programa de rehabilitación cardíaca de ChristianaCare lo ayuda a recuperarse más rápido y con más fuerza, pero también lo ayuda a tener una vida más saludable para reducir su riesgo de futuros problemas cardíacos. Nuestro programa está certificado por la Asociación Americana de Rehabilitación Cardiovascular y Pulmonar (American Association of Cardiovascular and Pulmonary Rehabilitation).

Nuestro programa de rehabilitación cardíaca incluye ejercicio supervisado, que le permite lograr un nivel de actividad física para un corazón sano bajo la orientación y supervisión de especialistas en rehabilitación cardíaca entrenados. Pero la rehabilitación cardíaca implica más que solo ejercicios. Lo ayudaremos a comprender mejor la nutrición para tener un corazón sano. Le enseñaremos estrategias para alimentarse mejor, reducir y manejar el estrés en su vida e incluso dejar de fumar, si es necesario. Evaluaremos sus factores de riesgo personales y trabajaremos con usted para desarrollar un plan personal que lo coloque en el mejor camino hacia una salud cardíaca óptima.

¿Quién es elegible para la rehabilitación cardíaca?


La rehabilitación cardíaca es para los pacientes que tuvieron:


  • ataque cardíaco;

  • cirugía a corazón abierto;

  • endoprótesis vascular,

  • angioplastia;

  • insuficiencia cardíaca congestiva;

  • cirugía valvular;

  • trasplante de corazón.


Necesitará una receta de su médico para ingresar a un programa de rehabilitación cardíaca. Si su médico aún no le ha recomendado rehabilitación cardíaca, asegúrese de preguntar. Consulte con su compañía de seguros para determinar el nivel de cobertura para rehabilitación cardíaca que ofrece su plan.