COVID-19: Pulse aquí para conocer qué esperar en ChristianaCare durante la pandemia por COVID-19

ChristianaCare

Evaluar la comodidad o el dolor de un paciente con enfermedad de Alzheimer

Mientras la enfermedad de Alzheimer por sí misma no causa dolor, su ser querido puede estar sufriendo por otras causas. Estas causas pueden ser vestimenta inadecuada, cólicos, estreñimiento, esguinces sin descubrir o fractura ósea, artritis, hematomas o escaras de decúbito. La mala higiene también puede derivar en dolor; por ejemplo, las llagas en las encías pueden deberse al cuidado bucal (dientes/boca) inadecuado.

Evaluar el dolor y la comodidad se vuelve más desafiante cuando su ser querido no puede hablar para decirle lo que le duele. Como la capacidad para hablar de su ser querido disminuye, la comunicación no verbal se vuelve más importante a la hora de transmitir señales de dolor o molestia. Lo que se indica a continuación pueden ser indicios de molestia o dolor:

  • Empeoramiento repentino de la conducta.
  • Quejas o gritos.
  • Mayor inquietud.
  • Rechazo para realizar ciertas actividades de rutina.

Estos consejos pueden ayudarlo a evaluar el nivel de comodidad de su ser querido y a controlar el dolor:

  • Preste mucha atención a las expresiones faciales y al lenguaje corporal de su ser querido. Por ejemplo, si su ser querido no deja que usted lo toque, esto puede ser una señal de dolor o molestia.
  • Utilice el tiempo que usa para bañarse o cambiarse para buscar los orígenes del dolor: moretones, cortes, inflamación, enrojecimiento u otros signos de lesiones.
  • Tenga en cuenta todos los signos de dolor seriamente, y consulte a un médico si no puede encontrar el origen del dolor.
  • Es posible que el médico de su ser querido pueda ofrecer un régimen para controlar el dolor específico.