ChristianaCare

Obra vial importante en la I-95 en Wilmington

Espere retrasos y dese mucho tiempo para llegar a los sitios de ChristianaCare.

Obtenga más información en christianacare.org/es/I95.

Pruebas de esfuerzo

Las pruebas de esfuerzo le permiten a su médico hacer lo siguiente:


  • Evaluar la disnea cuando realiza un gran esfuerzo.

  • Evaluar su nivel de resistencia.

  • Determinar su estado cardiopulmonar.

  • Comparar sus niveles de oxígeno cuando descansa y realiza ejercicios.


Nuestro laboratorio realiza diversos tipos de pruebas de esfuerzo.

Evaluación de oxígeno complementario


El oxígeno permite que el cuerpo funcione. La mayoría de las personas obtienen el suficiente aire cuando respiran. Sin embargo, algunas enfermedades cardíacas y pulmonares pueden afectar la capacidad de su cuerpo para convertir este oxígeno en la energía que los órganos y tejidos necesitan para funcionar correctamente.

Si su cuerpo no obtiene suficiente oxígeno del aire, su médico puede indicarle que utilice oxígeno complementario. Para determinar si lo necesita y la cantidad que necesita, su médico puede solicitar dos pruebas:

Estudio de desaturación de oxígeno: Un terapeuta respiratorio sujeta con un clip un dispositivo electrónico denominado oxímetro de pulso al dedo, que mide cuánto oxígeno hay en la sangre. Las medidas se toman cuando descansa y cuando realiza un esfuerzo sobre una cinta caminadora o una bicicleta fija, o cuando camina en un pasillo. Si la cantidad de oxígeno en la sangre es baja, es posible que necesite oxígeno complementario. Esta prueba dura alrededor de treinta minutos.

Estudio de valoración de oxígeno: Si ya utiliza oxígeno complementario, su médico puede solicitar esta prueba para determinar si necesita ajustar la cantidad que utiliza. Las lecturas del oxímetro de pulso se toman cuando descansa y cuando realiza esfuerzo con el objetivo de establecer con exactitud la cantidad de oxígeno complementario que necesita para mantener el nivel de saturación de oxígeno en el torrente sanguíneo. Esta prueba dura alrededor de treinta minutos.

Evaluación de capacidad de ejercicio


Si las enfermedades cardíacas o pulmonares lo dejan con la sensación de quedarse sin aliento, es posible que su médico desee comenzar un programa de rehabilitación pulmonar.

Antes de comenzar la rehabilitación, su médico necesita saber su capacidad para realizar ejercicio, es decir, cuánto esfuerzo puede soportar su cuerpo. Para realizar esta determinación, el médico puede solicitarle que realice una prueba de caminata de seis minutos.

En esta prueba, debe caminar lo más que puede mientras sube y baja por un pasillo durante seis minutos. Un terapeuta respiratorio le pedirá que clasifique su capacidad para respirar y el nivel de fatiga en una escala de uno a diez durante la prueba y después de esta. El terapeuta también medirá la frecuencia cardíaca y respiratoria, la presión arterial y otras indicaciones de su salud respiratoria.

Su médico utilizará los resultados para evaluar el nivel de resistencia actual antes de que comience la rehabilitación. Probablemente, el médico le solicitará que repita la prueba varias semanas o meses más tarde para determinar cómo la rehabilitación afecta su salud.

Además, puede realizar la prueba de caminata regularmente para ayudar al médico a controlar su afección.

La prueba dura alrededor de treinta minutos.

Evaluación de función cardíaca y pulmonar


Una prueba de ejercicio cardiopulmonar evalúa cómo el corazón, los pulmones y los músculos responden al ejercicio.

Su médico puede solicitar esta prueba para lo siguiente:


  • Diagnosticar enfermedades cardíacas, pulmonares y circulatorias.

  • Evaluar si está preparado para la cirugía.

  • Recetar un plan de ejercicios para su programa de rehabilitación pulmonar.


Antes de comenzar la parte de ejercicio de la prueba, el terapeuta respiratorio medirá la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la saturación de oxígeno, registrará un electrocardiograma y extraerá sangre de la arteria.

Generalmente, nuestro laboratorio utiliza una bicicleta fija durante la parte de ejercicio de la prueba. A medida que pedalea en la bicicleta, observará cómo aumenta la resistencia. El terapeuta respiratorio controlará la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la saturación de oxígeno. Se registra un electrocardiograma durante toda la prueba. Debe continuar pedaleando hasta que siente que no puede hacerlo más. Cuando alcanza su punto de ejercicio máximo, el terapeuta extraerá sangre de la arteria nuevamente.

Después de la extracción de sangre, la parte de ejercicio de la prueba finaliza. Sin embargo, continuará pedaleando con una resistencia muy baja durante varios minutos más para que los músculos se enfríen correctamente.

En algunas situaciones, utilizará una cinta caminadora en lugar de una bicicleta.

Esta prueba dura alrededor de dos horas.

Use un atuendo adecuado para la prueba. Esto incluye:


  • Calzado adecuado para pedalear una bicicleta fija o para caminar.

  • Pantalones cortos o largos.

  • Una camisa o una blusa que se abotona o se cierra en la parte delantera (para que el terapeuta respiratorio pueda colocar las derivaciones del electrocardiograma en el tórax y las ajuste cuando esté realizando ejercicios).