Se requiere que todos los visitantes usen mascarilla.

Por la seguridad contra COVID-19, se requiere que todos los visitantes a las instalaciones de ChristianaCare usen mascarilla. Esto incluye a visitantes que están vacunados. Antes de llegar, sírvase leer las normas de visitas.

A partir del 23 de agosto, se requiere que todos los visitantes a los hospitales estén vacunados o tengan un resultado negativo de una prueba de COVID-19.

  • Pacientes hospitalizados en los hospitales de Christiana, Wilmington, y Union pueden recibir a un visitante entre las 10 de la mañana y las 8 de la noche.
  • Una persona de apoyo podrá acompañar a los pacientes a sus citas para cirugía ambulatoria. Las personas de apoyo deben de tener 16 años o más.
  • Todos los visitantes/personas de apoyo para citas quirúrgicas deben mostrar prueba de vacunación O un resultado negativo de una prueba de COVID-19 realizada en las últimas 72 horas.

Antes de visitar, hagan clic aquí para más detalles acerca de las visitas.

Visiten coronavirus.delaware.gov o cecilcountyhealth.org para sitios cercanos de vacunación y de pruebas.

ChristianaCare

Se requiere que todos los visitantes usen mascarilla.

Por la seguridad contra COVID-19, se requiere que todos los visitantes a las instalaciones de ChristianaCare usen mascarilla. Esto incluye a visitantes que están vacunados. Antes de llegar, sírvase leer las normas de visitas.

A partir del 23 de agosto, se requiere que todos los visitantes a los hospitales estén vacunados o tengan un resultado negativo de una prueba de COVID-19.

  • Pacientes hospitalizados en los hospitales de Christiana, Wilmington, y Union pueden recibir a un visitante entre las 10 de la mañana y las 8 de la noche.
  • Una persona de apoyo podrá acompañar a los pacientes a sus citas para cirugía ambulatoria. Las personas de apoyo deben de tener 16 años o más.
  • Todos los visitantes/personas de apoyo para citas quirúrgicas deben mostrar prueba de vacunación O un resultado negativo de una prueba de COVID-19 realizada en las últimas 72 horas.

Antes de visitar, hagan clic aquí para más detalles acerca de las visitas.

Visiten coronavirus.delaware.gov o cecilcountyhealth.org para sitios cercanos de vacunación y de pruebas.

Incontinencia urinaria de esfuerzo

La incontinencia urinaria de esfuerzo es muy común. Aproximadamente un sesenta por ciento de las mujeres experimentan alguna pérdida haciendo actividad en algún momento de sus vidas. No obstante, la incontinencia urinaria de esfuerzo no es común en mujeres en sus 20 y sus 30 años de edad. Los factores de riesgo de la incontinencia urinaria de esfuerzo incluyen embarazo y parto, levantamiento repetitivo de objetos pesados, estreñimiento, tos crónica e incluso antecedentes familiares de incontinencia urinaria de esfuerzo.

La incontinencia urinaria de esfuerzo es ocasionada por una uretra débil. La uretra es el tubo a través del cual la orina sale de la vejiga y luego del cuerpo. La función de la uretra es permanecer cerrada contra la vejiga cuando la persona se encuentra en reposo y durante actividades como hacer ejercicios y toser. Cuando una persona padece incontinencia urinaria de esfuerzo, la uretra no es lo suficientemente fuerte para permanecer cerrada frente a dichos esfuerzos.

Una uretra débil puede ser el resultado de la pérdida de soporte debajo de la uretra o el resultado de una debilidad en los músculos del esfínter de la uretra, o ambos. Además, la incontinencia urinaria de esfuerzo puede ser el resultado de la debilitación o la pérdida de efectividad de los músculos del piso pélvico.

¿Cuáles son los síntomas de la incontinencia urinaria de esfuerzo?

La incontinencia urinaria de esfuerzo es la pérdida no deseada de orina que está asociada con una variedad de actividades como:


  • Toser

  • Reír

  • Estornudar

  • Correr o hacer cualquier ejercicio

  • Saltar

  • Sexo

  • Cambiar posturas

La gravedad de las pérdidas puede variar enormemente. Para algunas mujeres puede requerir un estrés intenso como correr una maratón o un estornudo potente. En otras, el simple movimiento de rodar en la cama puede causar la pérdida de orina. No existe una cantidad de pérdida específica que sea considerada un punto límite para el tratamiento. El problema es lo suficientemente grave para ser tratado cuando usted desee tratarlo, ya sea que ocurra veinte veces por día o veinte veces al año.

¿Cómo se trata la incontinencia urinaria de esfuerzo?

Existen muchas opciones para controlar la incontinencia urinaria de esfuerzo. Estos incluyen:


  • No hacer nada. La incontinencia urinaria de esfuerzo no es una emergencia. Si bien las pérdidas pueden ser inoportunas y vergonzosas, la decisión de tratarlas es totalmente suya. Las pérdidas no acarrean complicaciones a largo plazo que acortarían su vida.

  • Medicamentos. Si bien se han estudiado varios medicamentos para la incontinencia urinaria de esfuerzo, actualmente no hay medicamentos que estén aprobados por la FDA para el tratamiento de esta afección.

  • Fortalecimiento del piso pélvico. En casos leves, el fortalecimiento de los músculos del piso pélvico puede corregir la incontinencia leve y mejorar de manera significativa la incontinencia más grave. Es importante conocer las instrucciones adecuadas para aprender la técnica correcta en la realización de estos ejercicios para maximizar los resultados. Nuestro centro puede ayudar a proporcionar esas instrucciones. Estudios recientes han demostrado que el ochenta por ciento de las mujeres pueden mejorar con el fortalecimiento del piso pélvico.

  • Pesario. Se trata de un dispositivo plástico que se coloca en la vagina en el consultorio. El pesario actúa como una abrazadera para estabilizar la uretra. Si bien la efectividad de los pesarios para la incontinencia urinaria de esfuerzo es limitada, continúa siendo una opción viable para esta afección.

  • Barreras/dispositivos. Se pueden usar una variedad de insertos y barreras para prevenir la incontinencia. Algunos de estos dispositivos se pueden colocar en la uretra para que actúen como un tapón, mientras que otros se pueden colocar fuera de la uretra como un recipiente para recolectar la orina. Estos dispositivos no corrigen el problema, pero se pueden usar para evitar tener pérdidas de orina que ensucien la vestimenta.

  • cirugía; Existen muchos procedimientos diferentes para corregir la incontinencia. El procedimiento más común se denomina “sling”. Un “sling” es básicamente una hamaca que se coloca debajo de la uretra para proporcionar un soporte y tablero firmes para la uretra. Si bien hay disponible una variedad de diferentes “sling”, los más comunes presentan procedimientos ambulatorios relativamente rápidos (treinta minutos) que han estado disponibles desde fines de los años 1990. El “sling” puede tener tasas de éxito máximas de 95 por ciento, según la gravedad de la incontinencia y la técnica usada. Los “sling” son duraderos; algunos estudios informan un éxito persistente de un máximo de once años. Existe una variedad de materiales para “sling”, desde naturales hasta sintéticos. El “sling” más comúnmente usado está fabricado con un material denominado polipropileno. Se trata de un material permanente que ha sido usado para suturas durante décadas. Está tejido en forma de malla o red de un ancho de 1/3 de pulgada. Si se lo prepara adecuadamente, el material es muy bien tolerado con casos poco comunes de infección o rechazo. Se coloca a través de una incisión vaginal. Existe una pequeña molestia luego del procedimiento.

  • Inyecciones en la uretra. Existe un tratamiento mínimamente invasivo en el que el cirujano inyecta un material alrededor de la uretra para “rellenarla” y permitir que se cierre de forma más completa. El agente de relleno más antiguo es el colágeno, que también ha sido usado en otras partes del cuerpo de manear satisfactoria. De manera alternativa, se han utilizado productos espumosos y esferas de carbono. El relleno es útil en un pequeño grupo de pacientes con incontinencia urinaria de esfuerzo. Las inyecciones no ofrecen resultados tan satisfactorios como los “sling”, pero pueden tener otras ventajas. Muchas veces, pueden colocarse con una anestesia local, y así evitar la necesidad de dormir. El relleno es un procedimiento ambulatorio que no implica incisiones, sino la mera inserción del material a través de una aguja alrededor de la uretra. Solo lleva unos minutos y no presenta molestias luego de la intervención.