COVID-19: Pulse aquí para conocer qué esperar en ChristianaCare durante la pandemia por COVID-19

ChristianaCare

Vulvodinia y vestibulitis vulvar

La vulvodinia es una afección asociada al dolor en la abertura de la vagina. Esto incluye hipersensibilidad y ardor profundo. La vestibulitis vulvar es una afección relacionada marcada por enrojecimiento e inflamación en la abertura de la vagina.

La causa de estas afecciones no se comprende. Es posible que la sensibilidad aumentada de los nervios sobre la superficie de la piel sea un factor que contribuya.

Las mujeres de todas las edades experimentan vulvodinia y vestibulitis vulvar. Las que parecen propensas a sufrir estas afecciones son las mujeres que tienen cistitis intersticial, endometriosis y disfunción de los músculos de tono alto del piso pélvico, pero no está claro si estas afecciones desencadenan la vulvodinia y la vestibulitis vulvar, o viceversa. La menopausia, el estrés y los cambios de detergentes, jabones u otros productos de higiene también parecen desencadenar la vulvodinia y la vestibulitis vulvar.

¿Cuáles son los síntomas de la vulvodinia y la vestibulitis vulvar?


La gravedad de los síntomas puede variar desde una mera irritación hasta un dolor incapacitante en la vulva, que está constituida de piel y tejido subcutáneo en la abertura de los órganos pélvicos y alrededor de estos. Las quejas clásicas incluyen:


  • dolor crónico en la pelvis que se agrava al usar vestimenta ajustada y el contacto con la vulva;

  • relación sexual dolorosa;

  • ardor al orinar;

  • ardor vaginal;

  • incapacidad de usar determinadas vestimentas, en especial vestimenta ajustada;

  • intolerancia a las toallitas higiénicas.


Es posible que las pacientes también sientan que experimentan infecciones de la vejiga recurrentes, con síntomas como el ardor mientras orinan, micción frecuente y una fuerte necesidad imperiosa de orinar. Sin embargo, si tienen vulvodinia o vestibulitis vulvar, una prueba de laboratorio no mostrará bacterias que causan infección en la orina.

Es posible que también sufran otras afecciones que presenten dolor, como disfunción de los músculos del piso pélvico, cistitis intersticial, síndrome de colon irritable, endometriosis y fibromialgia.

Dado que los pacientes con vulvodinia o vestibulitis vulvar experimentan muchas afecciones diferentes que presentan dolor, a veces consultan a varios médicos para recibir tratamiento. Nuestros médicos están entrenados para identificar estas diversas afecciones y ofrecer una variedad de opciones de tratamiento.

¿Cómo se diagnostican la vulvodinia y la vestibulitis vulvar?


La vulvodinia y la vestibulitis vulvar se diagnostican principalmente a través de una revisión de sus antecedentes médicos familiares y un examen físico. Para realizar el examen, el médico debe tocar diferentes partes de la vulva con un hisopo para identificar los desencadenantes del dolor. La vestibulitis vulvar se diagnostica cuando un paciente tiene un resultado positivo de una prueba de tacto y enrojecimiento en la abertura de la vagina.

¿Cómo se tratan la vulvodinia y la vestibulitis vulvar?


Existen muchas opciones de tratamiento, y a menudo, es necesario hacer un tratamiento combinado. Las opciones incluyen:


  • Medicamentos. Muchos medicamentos están disponibles, incluidas variedades orales y cremas tópicas. Algunos tratan afecciones específicas como inflamación y atrofia. A veces, los medicamentos se combinan en fórmulas especiales para tratar varios síntomas.

  • Control de la conducta. A veces, cambiar cosas simples puede controlar sus síntomas. Esto podría incluir el uso de detergentes y jabones hipoalergénicos, usar ropa interior de algodón y otras vestimentas transpirables, y evitar las prendas ajustadas.

  • Fortalecimiento de los músculos del piso pélvico. Un fisioterapeuta especializado en estas afecciones puede enseñarle técnicas para mejorar los síntomas. La terapia incluye técnicas para ayudarla a relajarse y a restablecer la postura y los mecanismos del cuerpo normales. Es posible que sea necesario realizar una variedad de ejercicios, pero los resultados son excelentes.

  • Modificación de su dieta. Minimizar el consumo de irritantes de la vejiga en su dieta puede mejorar los síntomas. Los más comunes son el alcohol, la cafeína y los endulzantes artificiales. Los cambios en la dieta se pueden ajustar a sus necesidades, pero son importantes para el control de estas afecciones.

  • Tratamiento de afecciones relacionadas. El tratamiento de otros problemas médicos que ocurren con la vulvodinia y vestibulitis vulvar pueden mejorar la recuperación.

  • Otras opciones incluyen el tratamiento con inyecciones y la cirugía.