COVID-19: Pulse aquí para conocer qué esperar en ChristianaCare durante la pandemia por COVID-19

ChristianaCare

Nuestro viaje de enfermería

Foto del jefe de enfermería, el Doctor en Pedagogía Ric Cuming, RN, NEA-BC, FAAN
Jefe de enfermería, el Doctor en Pedagogía Ric Cuming, RN, NEA-BC, FAAN


Todos los días, en cada encuentro con pacientes, el personal de enfermería de ChristianaCare es un modelo de Excelencia y Amor mientras sirven juntos para avanzar en The ChristianaCare Way. El jefe de enfermería, el Doctor en Pedagogía Ric Cuming, RN, NEA-BC, FAAN, comparte cómo el año 2017 fue un año fundamental para la enfermería en ChristianaCare con la creación, liderada por los enfermeros, de un nuevo plan estratégico de enfermería, un modelo de práctica profesional y estructura de gobierno; un nuevo modelo de cuidado inclusivo que orienta a los enfermeros en áreas de práctica de cuidados intensivos y comunitarios, y los asocia con médicos clínicos; y un programa reestructurado de investigación de enfermería y práctica basada en la evidencia que desarrolla un calendario de investigación de enfermería sólido y estratégico.

¿Qué es lo que impulsó el nuevo marco de enfermería de ChristianaCare?
Estoy continuamente inspirado por el compromiso de mis colegas con la calidad, la seguridad de los pacientes, la excelencia y el servicio a nuestra comunidad en apoyo de nuestra misión: The ChristianaCare Way. Todos los días veo que ChristianaCare es una organización de atención médica increíble que vive su misión y se toma en serio sus valores.

Desde que se anunciaron los nuevos valores y conductas de nuestro sistema de salud en junio, hemos trabajado como organización para adoptarlos, ya que nos ayudan a vivir nuestra misión.

Este año, de forma muy significativa y tangible, nuestro personal de enfermería nos acercó a nuestra misión con su iniciativa de estandarizar la práctica de enfermería en toda la organización. Ya sea que un enfermero trabaje en una unidad de cuidados intensivos o que cuide de nuestros vecinos en un programa comunitario, nos comprometemos a alinear los esfuerzos y proporcionar enfoque y transparencia en la práctica profesional de la enfermería de una forma en la que todos los enfermeros puedan relacionarse. Un equipo de trabajo de enfermeros clínicos desarrolló documentos orientativos que dirigen su propia práctica y que facultan a los líderes de enfermería para apoyar a su personal en una estructura de gobernanza profesional que mejora la práctica profesional e influye positivamente en los resultados de los pacientes. Nuestro compromiso compartido aquí en ChristianaCare de servir juntos, guiados por Nuestros valores, excelencia y amor, solo puede beneficiar a los pacientes si reunimos a todos los enfermeros en todo el ciclo de la atención.

¿Cómo ayuda este nuevo modelo de atención inclusiva a que los enfermeros de ChristianaCare trabajen juntos con más eficacia?
Actualmente, la atención médica es un deporte de equipo. Todos tenemos que trabajar juntos en servicio al paciente. Nadie puede hacerlo solo, pero juntos potenciamos el poder del equipo. Hoy en día todo se mueve mucho más rápido. Esto hace que los equipos eficaces sean mucho más importantes.

Servir juntos requiere que estemos abiertos a aprender los unos de los otros sobre los desafíos que compartimos y sobre aquellos que son únicos. Nos empuja a ser creativos y curiosos, y a resolver los problemas juntos.

La relación sintetizada entre los cuidados intensivos y comunitarios es fundamental para crear sistemas de atención que nuestros vecinos valoren. Cuando alineamos nuestra práctica, nos aseguramos de contar con los recursos para proporcionar la atención adecuada, en el momento justo y el lugar correcto, y con la participación de los proveedores adecuados. Ya sea que un paciente requiera cuidados intensivos u hospitalarios, supervisión clínica para recuperarse en casa o apoyo comunitario para el tratamiento de una afección crónica, los enfermeros de ChristianaCare están preparados y se mantienen fuertes y unidos durante todo el ciclo de la atención para servir con Excelencia y Amor.

Directora de enfermería de cuidados intensivos, Catherine Shull Fernald, DNP, RNC-OB, NEA-BC; jefe de enfermería, el Doctor en Pedagogía Ric Cuming, RN, NEA-BC, FAAN y directora de enfermería de cuidados comunitarios, Cynthia Griffin, MS, RN, CPHQ.


¿Cómo eleva el programa reestructurado de investigación de enfermería el nivel de la práctica de enfermería?
En una cultura de práctica basada en la evidencia, los enfermeros necesitan poder evaluar, estimar, traducir e implementar pruebas. Cuando aplicamos las buenas prácticas, prestamos atención con compasión y generosidad, exploramos ideas creativas y empleamos herramientas y tecnologías innovadoras; el resultado es una mejor atención, mejores experiencias y mejores resultados para nuestros pacientes y sus familias. ChristianaCare está desarrollando un programa de investigación de enfermería sólido y estratégico, con un director de prácticas basadas en la evidencia e investigación de enfermería y con dos científicos de enfermería para ayudar activamente a los colegas de enfermería a llevar a cabo la investigación de enfermería y a avanzar en la investigación de los científicos. (Conozca al nuevo equipo en la página 13). Cuando la pregunta “¿Esta es la mejor forma de hacerlo?” no se ha respondido, existe la oportunidad de llevar a cabo investigación en enfermería y de desarrollar y publicar nuestra propia evidencia. Ahora bien, cuando otro enfermero en cualquier parte del país, del mundo, se plantee la misma pregunta, encontrará la respuesta porque el trabajo realizado aquí en ChristianaCare contribuye a la base de conocimientos existente de la ciencia de enfermería.

Usted es conocido por su admiración por la pionera en enfermería Lillian Wald, que se refería a la enfermería como el “amor en acción”. ¿Cuál es un ejemplo favorito de esto en ChristianaCare?
Cuando pienso en cómo nuestro personal de enfermería demuestra el amor en acción, me viene a la mente lo siguiente:


  • Los enfermeros de la UCI que llevaron afuera a un paciente de UCI a largo plazo, en su cama de hospital y con todas las bombas IV, para que él y su familia pudieran disfrutar de la calidez del sol y del aire fresco. Debería haber visto la sonrisa en las caras de ese paciente y su familia, ¡y las sonrisas de los enfermeros también!

  • El enfermero que se quedó con una familia incluso después de que finalizara su turno programado para poder apoyarlos durante la retirada del soporte vital y el eventual fallecimiento de su ser querido.

  • El personal de enfermería del área de partos que se encargó de llevar en silla de ruedas a una paciente en trabajo de parto a la zona preoperatoria para poder ver a su madre que estaba camino al quirófano para una cirugía crítica. Cuando la madre y la hija se reencontraron después de la cirugía, ¡la felicidad del momento incluía una tercera generación!


Hay muchos más ejemplos maravillosos. Invito a nuestros enfermeros a que los compartan unos con otros como recordatorio para cada uno de nosotros de por qué hacemos lo que hacemos, y de por qué compartimos esta pasión por la práctica de la enfermería. Para mí, no hay un ejemplo más grande de amor en acción que el cuidado, la compasión y la experiencia de un enfermero.