ChristianaCare

Obra vial importante en la I-95 en Wilmington

Espere retrasos y dese mucho tiempo para llegar a los sitios de ChristianaCare.

Obtenga más información en christianacare.org/es/I95.

Examen de las vías respiratorias y los pulmones

Los terapeutas respiratorios y especialmente entrenados ayudan a los médicos a realizar dos procedimientos para inspeccionar las vías respiratorias y los pulmones: la broncoscopia y la toracoscopia.

Los dos procedimientos implican el uso de un tubo visor, que es un tubo delgado para visualizar. Un extremo del tubo se coloca en el cuerpo y el otro extremo se conecta a unos lentes iluminados para ver o a una cámara digital. Para la broncoscopia, se coloca un broncoscopio por la boca o nariz. Para la toracoscopia, se coloca un endoscopio a través de una pequeña incisión en el tórax.

Broncoscopia


Su médico puede solicitar una broncoscopia para diagnosticar problemas con las vías respiratorias, los pulmones o los ganglios linfáticos en el tórax. La broncoscopia se utiliza para extirpar un crecimiento anormal o un objeto extraño que se encuentra en las vías respiratorias o para tomar muestras de tejidos (una biopsia) a fin de detectar enfermedades.

El laboratorio puede utilizar un broncoscopio flexible o un broncoscopio rígido.

La versión flexible se utiliza con más frecuencia y tiene varias ventajas. Solo necesita anestesia local y su inserción resulta más cómoda. Además, su médico puede obtener una mejor visión de las vías respiratorias más pequeñas porque el tubo visor es más delgado y está hecho de un material que se puede maniobrar a través de las vías respiratorias con mayor facilidad.

Sin embargo, algunas veces el broncoscopio rígido, que es un tubo de metal, recto y hueco, es la mejor opción. Se lo utiliza cuando la hemorragia en las vías respiratorias podría bloquear la visión o cuando un objeto que se debe extirpar es particularmente grande. Las muestras de tejidos más grandes pueden tomarse con este broncoscopio. También se lo utiliza para procedimientos especiales, como dilatar las vías respiratorias o destruir un tumor mediante un láser.

Recibirá anestesia general cuando el médico utiliza un broncoscopio rígido.

Toracoscopia


Su médico puede solicitar una toracoscopia para examinar el revestimiento interno del pulmón a fin de detectar células cancerosas que se diseminan desde otra parte del cuerpo. La prueba también se utiliza para eliminar el líquido que se acumula en el tórax, una afección médica que se denomina derrame pleural.

Cuando se somete a una toracoscopia, recibe anestesia local y una leve sedación. Si su médico necesita una muestra de tejido, coloca un instrumento a través del endoscopio para extraerla. Luego, el laboratorio del hospital evalúa esta muestra.

El procedimiento dura de dos a tres horas. Sin embargo, debe permanecer en el hospital durante varias horas o, en algunos casos debe pasar la noche, después de una toracoscopia para recuperarse.