ChristianaCare

Se requiere que todos los visitantes usen mascarilla.

Por la seguridad contra COVID-19, se requiere que todos los visitantes a las instalaciones de ChristianaCare usen mascarilla. Esto incluye a visitantes que están vacunados. Antes de llegar, sírvase leer las normas de visitas.

A partir del 23 de agosto, se requiere que todos los visitantes a los hospitales estén vacunados o tengan un resultado negativo de una prueba de COVID-19.

  • Pacientes hospitalizados en los hospitales de Christiana, Wilmington, y Union pueden recibir a un visitante entre las 10 de la mañana y las 8 de la noche.
  • Una persona de apoyo podrá acompañar a los pacientes a sus citas para cirugía ambulatoria. Las personas de apoyo deben de tener 16 años o más.
  • Todos los visitantes/personas de apoyo para citas quirúrgicas deben mostrar prueba de vacunación O un resultado negativo de una prueba de COVID-19 realizada en las últimas 72 horas.

Antes de visitar, hagan clic aquí para más detalles acerca de las visitas.

Visiten coronavirus.delaware.gov o cecilcountyhealth.org para sitios cercanos de vacunación y de pruebas.

Cistitis intersticial

La cistitis intersticial es una inflamación crónica de la vejiga que provoca dolor pélvico, micción frecuente y necesidad imperiosa de orinar. Esta afección es compleja y no se conoce totalmente. También se suele diagnosticar incorrectamente.

La cistitis intersticial también se denomina síndrome doloroso de la vejiga.

La Asociación de Cistitis Intersticial (Interstitial Cystitis Association) calcula que entre tres millones y ocho millones de mujeres en los Estados Unidos tienen esta afección. Pero esta cifra puede subestimar la verdadera prevalencia de la afección debido a un diagnóstico erróneo. Las mujeres tienen cinco veces más de probabilidades de tenerla que los hombres. Las mujeres de todas las edades pueden tener cistitis intersticial, pero se suele diagnosticar entre los veinte y los treinta años de edad.

¿Cuáles es la causa de la cistitis intersticial?


La causa se desconoce.

¿Cuáles son los síntomas de la cistitis intersticial?


Los pacientes presentan diversas quejas. Algunos de los síntomas clásicos incluyen:


  • necesidad imperiosa de orinar que no se puede controlar;

  • aumento en la cantidad de veces que orina;

  • necesidad de despertarse más de una vez por la noche para orinar.

  • dolor que empeora cuando la vejiga está llena;


Otros síntomas que son frecuentes, pero que no experimentan todas las personas con cistitis intersticial incluyen:


  • dolor lumbar o abdominal;

  • ardor al orinar;

  • relación sexual dolorosa;

  • incontinencia urinaria;

  • ardor vaginal;

  • síntomas de una infección de vejiga recurrente (ardor al orinar, micción frecuente y necesidad imperiosa de orinar), pero con un resultado negativo del análisis de orina de laboratorio de detección de las bacterias causantes de la infección.


Los pacientes también pueden tener otras afecciones dolorosas como vulvodinia, vestibulitis vulvar, disfunción de los músculos de tono alto del piso pélvico, síndrome de colon irritable, endometriosis y fibromialgia.

¿Cómo se diagnostica la cistitis intersticial?


La cistitis intersticial se diagnostica principalmente con una revisión de sus antecedentes médicos familiares y un examen físico. Después de descartar otras anomalías en la vejiga, el médico puede diagnosticarle cistitis intersticial si sufre tenesmo urinario, frecuencia urinaria, ganas reiteradas de ir al baño durante la noche y dolor.

El médico también realiza una evaluación minuciosa para detectar afecciones relacionadas. Con frecuencia, es necesario realizar una cistoscopia para descartar otras afecciones que pueden afectar la vejiga.

¿Cómo se trata la cistitis intersticial?


Debido a la complejidad de la cistitis intersticial, los diversos pacientes que tienen esta afección en los Estados Unidos deben visitar a varios médicos para recibir tratamiento. Por lo general, este no es el caso en el Centro de Uroginecología y Cirugía Pélvica, donde nuestros médicos están entrenados para detectar la cistitis intersticial y ofrecen una gama de opciones de tratamiento. Estas opciones incluyen, entre otras:


  • Tomar medicamentos. Se usan muchos medicamentos para tratar la cistitis intersticial. Con frecuencia, es necesario más de uno para tratar los diferentes componentes de la afección.

  • Modificación de su dieta. Minimizar el consumo de irritantes de la vejiga en su dieta puede mejorar los síntomas. Los más comunes son el alcohol, la cafeína y los endulzantes artificiales. Los cambios en la dieta se pueden adaptar a sus necesidades, pero son importantes para controlar la cistitis intersticial.

  • Fortalecimiento del piso pélvico. Controlar o tratar los músculos del piso pélvico a través del entrenamiento con un fisioterapeuta es fundamental. El terapeuta puede enseñarle a mantener un nivel estable de contracción muscular que ayuda a suprimir la necesidad imperiosa de orinar.

  • Infusión de medicamentos en la vejiga. Se colocan productos químicos que pueden ayudar a aliviar algunos síntomas en la vejiga a través de un catéter. Los tratamientos se realizan una vez a la semana durante siete semanas en el consultorio del médico.

  • Estimulación de la vejiga y el nervio ciático poplíteo interno. Este enfoque puede ayudar a controlar la frecuencia y urgencia urinaria. Esto se logra con la colocación de un implante que es similar a un marcapasos. El procedimiento, llamado neuromodulación sacra, consiste en colocar un generador en la nalga y conectarlo con un cable ubicado cerca del nervio sacro, que viene de la vejiga. El generador envía impulsos eléctricos para reducir la velocidad de las señales que provocan la micción frecuente. Este procedimiento para pacientes ambulatorios es una opción atractiva para los pacientes cuya afección no ha mejorado con tratamientos convencionales.

  • cirugía; Existen algunos procedimientos quirúrgicos disponibles para esta afección.