COVID-19: Pulse aquí para conocer qué esperar en ChristianaCare durante la pandemia por COVID-19

ChristianaCare

Prevención de infecciones

La prevención de las infecciones es uno de nuestros esfuerzos para mantener a nuestros pacientes seguros. En ChristianaCare, nos comprometemos a proteger a nuestros pacientes y a reducir el número de infecciones que pueden contraer.

Las infecciones que se producen en los hospitales, conocidas como infecciones intrahospitalarias, atacan a los pacientes que se encuentran en un estado vulnerable. Algunas veces, los pacientes ingresan a los hospitales con diferentes enfermedades crónicas y con la enfermedad aguda que los trajo hasta aquí. Además, es posible que tengan un sistema inmunitario débil debido a una enfermedad subyacente o a un tratamiento, como la quimioterapia. Es posible que contraiga infecciones en los procedimientos y las cirugías que traspasan la barrera de la piel.

Todos los hospitales tienen la obligación de reducir el riesgo a los pacientes, y nosotros tomamos las medidas relacionadas con las infecciones intrahospitalarias como parte de nuestro trabajo de seguridad y calidad para los pacientes.

En particular, reportamos al estado de Delaware los datos sobre las infecciones, incluidas las infecciones del torrente sanguíneo asociadas con la línea central.

¿Cuáles son las infecciones del torrente sanguíneo asociadas con la línea central?


Ciertas veces, los pacientes en el hospital pueden tener un tubo que les suministra líquidos vitales y medicamentos durante su hospitalización. Cuando este tubo se coloca en una vena grande y central, generalmente en el tórax, se trata de una línea central. En Estados Unidos, se utilizan entre cinco millones y siete millones de líneas centrales para salvar vidas todos los años. Cerca de la mitad de los pacientes en las unidades de cuidados intensivos (ICU) reciben líneas centrales para asistirlos en su atención.

Si bien ayudan a salvar vidas, pueden provocar ciertos problemas en una pequeña cantidad de casos. Una línea central puede permitir el ingreso de bacterias y su desarrollo en la sangre. Esto se conoce como una infección del torrente sanguíneo asociada con la línea central o CLABSI. En los Estados Unidos, se producen aproximadamente 250,000 infecciones del torrente sanguíneo asociadas con la línea central todos los años, de las cuales cerca de 80,000 se contraen en las unidades de cuidados intensivos. Estas infecciones pueden llevar a hospitalizaciones más prolongadas, generar costos de atención médica más elevados e incluso provocar la muerte.

Qué hacemos para mejorar el problema sobre las infecciones de líneas centrales


Creemos que una infección ya es mucho. Por lo tanto, estamos trabajando con mucho esfuerzo a fin de evitar y controlar las infecciones. No solo hemos establecido prioridades, sino también un conjunto de procedimientos y medidas para hacer un seguimiento de nuestros resultados. Nos centramos en aumentar la transparencia y la responsabilidad mediante el intercambio de información en todo nuestro sistema de atención médica.

Cómo reducimos las infecciones:


  • Usamos un sistema de lavado de manos adecuado. Todas las personas que tocan una línea central deben lavarse las manos con agua y jabón o con un limpiador con alcohol.

  • Tomamos las máximas medidas de protección. Los profesionales que colocan líneas centrales usan ropa esterilizada, como una máscara, un par de guantes y un gorro para el cabello. Todos los pacientes están cubiertos completamente por un paño estéril, excepto por un orificio muy pequeño donde se coloca la línea. Además, utilizamos catéteres de líneas centrales especiales que tienen un recubrimiento antimicrobiano.

  • Limpiamos la piel del paciente. Utilizamos un jabón especial que contiene clorhexidina, un químico antibacteriano.

  • Utilizamos la mejor vena para colocar la línea. Al colocar una línea central en ciertas venas (por ejemplo, una vena en el tórax), hay menos probabilidades de que se produzca una infección.

  • Controlamos todos los días si el paciente contrajo alguna infección. Todos los días, los profesionales de atención médica controlan cada una de las líneas que tienen los pacientes para detectar signos de infección.

  • Verificamos si se necesitan todos los días. Cuando no se necesita más una línea, la retiramos de inmediato.

  • Utilizamos un laboratorio de simulación. En un laboratorio especial, nuestros profesionales de atención médica practican y mejoran sus habilidades para colocar líneas centrales y mantener la esterilidad.

  • Participamos en el Programa Integral de Seguridad Basado en la Unidad (Comprehensive Unit-based Safety Program, CUSP) patrocinado por la Agencia para la Investigación y la Calidad del Cuidado de la Salud (Agency for Healthcare Research and Quality), una parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos. El CUSP es un programa nacional para la seguridad del paciente que está diseñado para reducir drásticamente ciertas infecciones adquiridas en el hospital.


Qué puede hacer usted


Los pacientes y sus familias pueden jugar una función importante en la prevención de las infecciones del torrente sanguíneo asociadas con la línea central. Si usted o un familiar son pacientes en algún momento de cualquier hospital y le deben colocar una línea central, puede hacer lo siguiente:


  • Haga preguntas antes de que se coloque la línea. Antes de que acepte la colocación de una línea central, haga las siguientes preguntas a los profesionales de atención médica: ¿Qué vena utilizarán? ¿Cómo limpiarán la piel antes de colocarla? ¿Qué pasos tomarán para reducir el riesgo de infección?

  • Hágales recordar a todos los que ingresan en la habitación que se laven las manos antes de tocar a su ser querido y después de hacerlo.

  • Asegúrese de que los médicos y el personal de enfermería controlen todos los días si hay signos de infección. Observarán signos de enrojecimiento, dolor o inflamación cerca del sitio de inserción, dolor o hipersensibilidad en el recorrido de la línea, drenaje de la piel alrededor de la línea, y fiebres o escalofríos repentinos. Usted también debería hacerlo.

  • Observe a las visitas. Dígales a sus amigos y parientes que no lo visiten si se sienten enfermos.