COVID-19: Pulse aquí para conocer qué esperar en ChristianaCare durante la pandemia por COVID-19

ChristianaCare

Las palabras de The ChristianaCare Way



Las palabras de The ChristianaCare Way se escogieron cuidadosamente por lo que significan y por las acciones que implican. Obtenga más información sobre por qué las elegimos:

Manera


Una “manera” es un enfoque básico para hacer cosas. Es una filosofía. También puede denotar un camino hacia adelante para llegar a un destino. Ese destino, para nosotros, es la mejor atención médica posible.

Servir


Como organización sin fines de lucro, nuestra misión principal es servir.

El servicio es un principio rector para los que conformamos ChristianaCare. Nos inspiramos en el concepto del liderazgo servidor, una filosofía y práctica desarrollada por Robert K. Greenleaf que nos enseña a liderar haciendo hincapié en la calidad y el valor de las personas, y dando prioridad a las necesidades de las personas a las que servimos. En el contexto de la atención médica, eso significa poner a los pacientes y sus familias en el centro de todo lo que hacemos. Somos privilegiados por servir a las personas que nos han confiado su cuidado.

Vecinos


La palabra “vecinos” nos es práctica para describir las relaciones entre los médicos, el personal de enfermería y otros profesionales de la salud en ChristianaCare y las personas a las que atendemos en la comunidad. Con mucha frecuencia, nos hacemos cargo de nuestros vecinos casi de forma literal.

Pero “vecino” también es una forma de tratar a otra persona. Nos tomamos tiempo para nuestros vecinos, los cuidamos. Los recibimos con una sonrisa y decimos “hola”. En ChristianaCare, nos esforzamos por tratar a todos nuestros pacientes y sus familias como vecinos.

Respetuoso


El respeto es fundamental en cualquier relación saludable entre las personas. Es la base de la confianza. Nos permite entender la unicidad de cada persona. Crea la comunicación bidireccional necesaria para que las personas se ayuden entre sí y para que los médicos y enfermeros ofrezcan la mejor atención.

Como seres humanos, todos nos merecemos respeto. Creemos que el respeto por todos es esencial.

Experto


Las personas a las que servimos en ChristianaCare no solo están buscando una atención “compasiva”. Quieren experiencia. Un vecino compasivo no es lo mismo que un médico experto compasivo.

Como profesionales médicos, nos tomamos nuestra responsabilidad como expertos en lo que hacemos muy en serio. Cada uno de nuestros pacientes se merece la mejor atención, y trabajamos de un modo incansable para mantenernos a la vanguardia de la profesión médica para poder prestarla.

ChristianaCare tiene una larga trayectoria de incorporar nuevos métodos de tratamiento a nuestra comunidad. Pero la experiencia no es solo responsabilidad de los médicos, el personal de enfermería y el personal de primera línea. Cada miembro del equipo de ChristianaCare debe encontrarse entre lo mejor de lo mejor.

Socios


Un peligro común en las profesiones que brindan ayuda, incluida la medicina, es que los expertos pueden caer en el hábito de decirle qué hacer a las personas. En el ajetreado entorno de un hospital o consultorio médico, los médicos y el personal de enfermería a veces pueden olvidarse de la importancia de una comunicación abierta y respetuosa en el apuro por hacer las cosas bien de forma rápida.

En ChristianaCare, estamos comprometidos con tratar a cada paciente como un socio y con la filosofía de la atención centrada en el paciente y su familia. Los médicos y el personal de enfermería son expertos en prestar atención médica, pero los pacientes y sus familias son expertos en sus propias vidas. Hace falta una asociación donde ambas partes trabajen juntas para triunfar verdaderamente.

Salud


La salud va más allá de la atención médica. Ofrecemos atención médica, pero la salud es siempre nuestro objetivo. Una operación no es exitosa cuando la salud del paciente no mejora. Los medicamentos de venta con receta no tienen valor alguno si no ayudan al paciente a mejorar y a estar bien.

Sabemos que hay muchos factores complicados que contribuyen a la salud de una persona. Entre ellos, las decisiones personales, el entorno y los antecedentes de familia. Mucho de lo que determina la salud de una persona está fuera de la atención médica. Pero esa nunca es una excusa para concentrar nuestras iniciativas de un modo demasiado estrecho. Nuestro objetivo es la salud de nuestros pacientes, nada menos.

Crear e innovar


ChristianaCare es por lejos la organización de atención médica más grande de nuestra comunidad. Nuestro tamaño en sí mismo implica una responsabilidad única de cuidar a nuestros vecinos, porque lo que hacemos define un estándar de atención en nuestra comunidad.

Esta gran responsabilidad nos da la oportunidad especial de marcar una gran diferencia. Tenemos la oportunidad de diseñar e implementar enfoques de atención que no solo sean excelentes, sino que se centran en las necesidades específicas de nuestra comunidad. Para triunfar, debemos ser creativos y debemos ser innovadores. Debemos aprovechar al máximo las herramientas de la ciencia y la investigación, y debemos desafiarnos para responder preguntas constantemente y buscar lograr la perfección.

Eficaz y asequible


La atención que no es eficaz no tiene valor alguno. La atención que nuestros pacientes y nuestra comunidad no pueden permitirse es inaccesible. No hay atención médica de calidad sin accesibilidad. Como ciudadanos de nuestra comunidad, y el empleador privado más grande de Delaware, somos responsables de asegurarnos de que la atención médica sea tan eficaz como asequible.

Sistemas de atención


Toda la atención médica se presta como parte de un sistema. Los sistemas de prestación de atención médica bien diseñados permiten que la atención sea más eficaz, más asequible y más valiosa.

Los malos diseños limitan. La mejor tecnología y la mejor pericia pierden valor si se enredan en un sistema mal diseñado.

La mayoría de los avances importantes en calidad y seguridad que hemos visto en ChristianaCare en la última década no se deben solamente a la tecnología nueva, sino a los nuevos sistemas de atención que estas tecnologías han generado. Lo más probable es que las futuras mejoras al valor provengan de mejoras en los sistemas de atención.

Valor


En ChristianaCare, el “valor” tiene un significado formal específico: El valor es marcar una diferencia medible en la vida de las personas a través de lo que hacemos, de maneras que aprecian y que ellos y la sociedad pueden permitirse.

Nuestro concepto de valor conlleva calidad, seguridad, costo, accesibilidad, asequibilidad, eficiencia, eficacia y las percepciones de los pacientes. Comprender lo que es valioso para la salud de los pacientes y aumentar el valor es la estrategia de servicio fundamental de ChristianaCare.