1 active alert Mostrar

Criar niños

Intimidación

Los niños intimidados pueden deprimirse o empeorar.

¿Su hijo está siendo víctima de intimidación?

Las intimidaciones pueden ocurrir en la escuela, en el parque de juegos y en las redes sociales, y es un maltrato intencional que puede ser físico, social o psicológico.

Los niños que son víctimas de las intimidaciones pueden tener depresión, tener baja autoestima, evitar la escuela, sentirse físicamente enfermos e, incluso, pensar en autolesionarse.

Hay pocas cosas tan molestas como descubrir que su hijo es víctima de intimidación. Aparte de ver signos de daño físico como cortes o hematomas, puede ser difícil saber sobre la intimidación a menos que el niño se lo diga o usted se lo pregunte. Por eso es buena idea hablar del tema, aunque crea que todo está bien. Además, explique a sus hijos lo importante que es contárselo a un adulto si han sido intimidados. O que le digan a un adulto si han visto que intimidan a otros niños.

Niño siendo intimidado

Cómo ayudar a su hijo

Lo primero que debe hacer es controlar sus propias emociones. Una de las razones por las que los niños no cuentan a los padres sobre la intimidación es porque temen la reacción de sus padres. Mantenga la calma, ofrézcale apoyo y dígale a su hijo que le va a ayudar.

Estos son consejos seguros para ayudar a su hijo:

  • Tranquilice al niño: asegúrese de que el niño sepa que no es culpable y que no debe avergonzarse. Elogie el valor que ha tenido para acercarse y contarle el problema.
  • Conozca los hechos: obtenga toda la información que pueda sobre la intimidación. Esto incluye quién está implicado, con qué frecuencia ocurre y dónde tiene lugar.
  • Informe a las autoridades pertinentes: no se enfrente a los padres del intimidador por su cuenta. Déjeselo a la escuela o a otros funcionarios.
  • Aliente actividades y amistades seguras: es posible que desee pedir consejo al maestro de su hijo sobre cómo participar en actividades saludables como las artes o los deportes.
  • Tenga un plan de seguridad: hable sobre ubicaciones, grupos de niños y actividades que deben evitarse. Asegúrese de que su hijo usa el sistema de compañeros cuando esté en peligro. Hable sobre dónde ir y a quién pedir ayuda en caso de un incidente.

La intimidación es un problema común para muchos niños, pero a medida que los niños empiezan a aprender que la intimidación nunca está bien y que los adultos necesitan saber sobre cualquier acto de intimidación, la situación debería mejorar. Obtenga información sobre las leyes contra la intimidación de su estado. Si ha intentado todas las formas habituales de prevenir la intimidación y sigue temiendo por la seguridad de su hijo, puede que tenga que ponerse en contacto con las autoridades legales.

Por último, recuerde que muchos niños se convierten en intimidadores porque aprenden sobre la intimidación en casa. Los niños expuestos a la ira, la vergüenza y la violencia son niños que corren el riesgo de convertirse en intimidadores. No quiere que su hijo sea intimidado y, ciertamente, no quiere que su hijo sea un intimidador. Haga que su entorno doméstico sea seguro y comprensivo.

¿Cuáles son los signos de intimidación?


Los cambios en la conducta normal del niño pueden ser señales de advertencia de intimidación. Los signos que debe buscar incluyen:

  • Ansiedad
  • mal humor;
  • incapacidad para dormir bien;
  • pérdida de apetito;
  • querer evitar las rutinas normales, como tomar el autobús escolar;

Buscar un proveedor

Use el enlace para ver a todos los proveedores para sus necesidades específicas.

Contenido relacionado