ChristianaCare

La seguridad es nuestra prioridad – Más información

Todo lo que hacemos en ChristianaCare es Por Amor a la Salud (For the Love of Health™), y ese enfoque ha dirigido nuestra respuesta durante la pandemia de COVID-19. Hemos rediseñado la manera en que brindamos el cuidado para mantener seguros a nuestros pacientes y profesionales de la salud, mientras brindamos el cuidado de alta calidad que nuestra comunidad amerita y necesita. Esto incluye opciones grandemente expandidas para atención virtual y visitas de telesalud (telehealth), así como normas que apoyan el distanciamiento social, el uso de tapabocas, un entorno limpio y un número limitado de pacientes y visitas para garantizar la seguridad. Más información

La organización nacional de certificación The Joint Commission reconoció al programa de accidente cerebrovascular de Christiana Hospital como un centro de accidente cerebrovascular integral, el nivel de experiencia más avanzado en lo que respecta a la atención del accidente cerebrovascular. Somos el único centro que ha obtenido esta distinción en nuestra región (sudeste de Pensilvania, este de Maryland, sur de Nueva Jersey, y Delaware), aparte de los centros en la zona urbana de Filadelfia y Baltimore. Ponemos a disposición del paciente nuestra experiencia en accidente cerebrovascular las veinticuatro horas, los siete días de la semana. Esto incluye neurólogos, neurocirujanos y neurorradiólogos intervencionistas. Para los pacientes que llegan a las pocas horas del inicio de los síntomas del accidente cerebrovascular, ofrecemos una gran variedad de opciones de tratamiento de emergencia, que incluyen medicamentos y técnicas quirúrgicas avanzadas para restablecer el flujo sanguíneo al cerebro y evitar una lesión cerebral más grave.




Nuestros expertos trabajan tanto en la Unidad de Cuidados Críticos de Neurología, Lanny Endelsohn, MD, una unidad de cuidados intensivos especializada de 18 camas para enfermos en estado crítico por un accidente cerebrovascular grave, y la unidad de Tratamiento y Recuperación de Accidentes Cerebrovasculares (STAR) de 24 camas, donde los pacientes se preparan para dejar el hospital y retomar una vida saludable. Enfermeros especialmente entrenados en atención para accidentes cerebrovasculares trabajan con los pacientes y sus familias para maximizar la recuperación tanto en las unidades de Cuidado Crítico Neurológico como en las unidades STAR. Los pacientes son evaluados y tratados por equipos de rehabilitación con habilidades en terapia física, ocupacional, del habla y cognitiva. Tratamos las necesidades individuales, específicas de cada paciente para lograr la máxima recuperación y nos centramos en las metas del paciente y la familia, además de las terapias médicas más recientes para el accidente cerebrovascular. Gestores de caso dedicados y trabajadores sociales asisten en la transición del hospital al siguiente paso de la recuperación. Después de abandonar el hospital, se brindan consultas a cargo de expertos y atención constante en el consultorio de neurólogos especializados en accidentes cerebrovasculares y especialistas en rehabilitación.




Tratamiento avanzado para accidentes cardiovasculares

El equipo de cuidados del Programa integral contra los accidentes cerebrovasculares de ChristianaCare ofrece a nuestros pacientes las opciones más avanzadas para el tratamiento de accidentes cardiovasculares.

Cuando una persona sufre un accidente cerebrovascular isquémico debido a una obstrucción del flujo sanguíneo, existen dos opciones de tratamiento. En la primera, alteplasa intravenosa, se utiliza un medicamento “destructor de coágulos” que puede disolver el coágulo que bloquea el flujo sanguíneo hacia el cerebro. La segunda, trombectomía mecánica, consiste en la extracción física del coágulo desde el interior de los vasos sanguíneos. En ambos casos, cuanto antes se comience con el tratamiento, hay más posibilidades de recuperarse de los síntomas del accidente cardiovascular.


  • La alteplasa intravenosa (IV tPA) se administra en más del 85% de los pacientes dentro de un período de sesenta minutos desde la llegada al departamento de emergencias, que se encuentra muy por encima del promedio nacional reciente de aproximadamente el 50% de los pacientes. En ChristianaCare, nos enfocamos en un cuidado para accidentes cerebrovasculares rápido y de alta calidad que nos ha permitido administrar IV tPA a más del 35% de los pacientes dentro de un período de treinta minutos desde la llegada. En comparación, se estima que menos del 15% de los pacientes de todo el país reciben el tratamiento dentro del período de treinta minutos.

  • En el caso de la trombectomía mecánica, la mayoría de los pacientes que reúnen los requisitos reciben el tratamiento dentro de los primeros noventa minutos desde la llegada. En los pacientes que recibieron el tratamiento, la arteria obstruida se puede liberar en el 80% de los casos.

Otros métodos del cuidado para accidentes cardiovasculares incluyen el tratamiento con aspirina, estatina y medicamentos anticoagulantes, cuando corresponde, y la evaluación de disfunción de la deglución y necesidades de rehabilitación. En ChristianaCare, cumplimos de forma exitosa con las directrices nacionales para estos métodos de cuidado de alta calidad en el 99% de los casos.

Estas estadísticas se obtuvieron de la revisión de pacientes que recibieron tratamiento por accidentes cerebrovasculares en 2015 y 2016.

Centro de accidente cerebrovascular integral